10 dudas antes de dejar tu trabajo y convertirte en emprendedor

Startups

¿Por qué no hacer lo que muchos otros han hecho antes: Seguir tus sueños, perseguir tu pasión, convertirte en un emprendedor, y ser feliz?

¿Admites qué te has preguntado si debes tomar el riesgo? Detestas trabajar cada día por una empresa que no te aprecia, no tienes retos ni oportunidad de ascender, independientemente de cuanto hagas y aceptas que no eres feliz en tu trabajo y que nada va a cambiarlo. ¿No puedes evitar planteártelo? Si todo esto te describe, entonces sí, deberías considerar seriamente esa opción.

Las siguientes 10 preguntas te ayudarán a empezar:

1. ¿Realmente quiero trabajar para mí mismo?

¿Es este negocio o trabajo de autónomo en general realmente algo en lo que hayas soñado? ¿O sólo intentas escapar de algo que no te gusta, como tu jefe, tu rutina o la industria en la que estás metido? Si eres serio en cuanto a ser un emprendedor y seguir tu pasión, está bien, pero si solo estás decepcionado con tu jefe, no es una buena razón para dejar tu trabajo y buscar ser emprendedor.

2. ¿Estoy dispuesto a perder a mi pareja y alienar a mis amigos y familia?

Si tu pareja, amigos y familia no están convencidos con tu iniciativa empresarial, eso perjudicaría esas relaciones y probablemente acabaría con ellas. Si no estás dispuesto a pasar por esos cambios en tus relaciones, dejar tu trabajo para seguir tus sueños puede que no sea para ti. Si lo estás, las nuevas relaciones que desarrolles desde entonces serán lo que has querido siempre.

3. ¿Seré capaz de mantenerme un año como una Startup?

Sigue en un trabajo remunerado, empieza tu propio negocio paralelamente, y deja el trabajo cuando puedas mantener tu negocio. Como Tarzán en la jungla, no dejes un apoyo hasta que no tengas otro donde agarrarte, y entonces sigue avanzando.

4. ¿Soportaré trabajar 80 horas a la semana?

Como dijo Lori Greiner, “Los emprendedores soportan trabajar 80 horas a la semana para evitar trabajar 40”. Empezar tu propio negocio significa que tendrás que hacer lo que haga falta, y eso no siempre es divertido. Afrontarás muchas horas de trabajo y noches sin dormir, pero todo lo que sacrifiques ahora es para tener más de ello en el futuro. Si esto es demasiado para ti, meterte a emprendedor puede no ser lo tuyo, así que mantén tu trabajo.

5. ¿Puedo vivir con el fracaso?

El fracaso es parte del camino al éxito; pregunta a cualquier persona salvajemente exitosa. Han fracasado más de una vez. No hay nada que temer. Puede que fracases, pero es una oportunidad de aprender y otra piedra en el camino al éxito. El único fracaso de verdad es no hacer nada solo por miedo a equivocarse. Después de todo, ¿Qué es lo peor que puede pasar? Que te quedes exactamente dónde estás. Si no puedes vivir con el fracaso, ser emprendedor no es para ti, si crees que puedes, bien.

6. ¿Puede arruinarme la vida la seguridad laboral?

Mucha gente ve estar en un empleo remunerado como una opción segura. Pero es justo decir que si gastas la mayoría de tus horas despierto viviendo en un mísero intercambio para obtener seguridad laboral, eso arruinará tu vida. Si ese tipo de seguridad laboral significa más para ti que seguir un sueño y empezar tu propio negocio, esto último puede no ser una buena idea.

7. ¿Soy disciplinado?

Si quieres ser tu propio jefe, debes ser capaz de auto motivarte. Puede ser difícil, especialmente al principio cuando las demandas de los clientes no te fuercen a ser productivo. Si conoces tu falta de disciplina, dejar tu trabajo no es para ti.

8. ¿Mi pasión cumple con una necesidad del mercado?

Dejarlo todo, perseguir un sueño y seguir una pasión puede ser algo maravilloso, pero si tu pasión tiene que pagarte las facturas, necesitas verlo también como un negocio. O no te irá bien. Recuerda, los clientes gastan dinero en servicios que cumplen con sus necesidades. Solo puedes ser feliz y económicamente exitoso siguiendo tu pasión, una que cumpla con una necesidad del mercado. Si no hay mercado para aquello que te apasiona, no deberías dejar tu trabajo porque llevará a un desastre financiero.

9. ¿En qué flojeo?

Deben haber cosas en las que no eres bueno, ¿cuáles? Antes de lanzarte al mundo del emprendedor, tienes que tener las habilidades para hacer que tu negocio triunfe. Ponte al día con el marketing en redes sociales y con las últimas tendencias. Estar al día es fundamental para el éxito. Si no tienes ni idea de en qué flojeas, no estás listo para empezar un negocio. De forma extraña, saber que se te da mal es una buena receta para el éxito.

10. ¿Estás dispuesto a dejar el ego atrás por tu negocio?

Como joven emprendedor, debes ser capaz de entender y escuchar a tus clientes, procesar el feedback y mejorar lo que se necesite, incluso si es muy personal. Y a pesar de estas idas y venidas, todavía tienes que ser el jefe, así que asegúrate de que el ego no se mete en medio. Probablemente te dirá que lo sabes todo (recuerda el punto 9) y eliminará tu objetividad. Si no puedes controlar tu ego, aun no estás preparado para ser un emprendedor.

¿De qué se trata?

¿Piensas que estás listo para perseguir tus sueños, seguir tu pasión y convertirte en un emprendedor de éxito?

Me encantaría decirte que tomar ese riesgo hacia ser emprendedor es como una suave brisa.

Me encantaría decirte que será fácil.

Me encantaría decirte que puedes hacerlo entre la comida y la cena.

Pero sabes que no haré eso, ¿verdad?

Ya has oído antes falsos avisos de “cómo…”, pero no vamos a mentirnos: Salir ahí afuera y crearse un futuro es algo grande, y muy laborioso. Pero si has contestado “sí” a las preguntas de arriba, al final habrá valido la pena.

Si estás listo a tomar el riesgo, no lo demores mucho.

Empieza ahora; te espera la vida que quieres. Apresúrate; ¿a qué esperas?

Via Addicted2success

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *