10 formas de conseguir que la relación con tu co-fundador sea un éxito

Startups

Las ventajas de tener un co-fundador son muchas. Asegúrate de que trabajas para mantener una fuerte relación.

Uno solo no se puede hacer todo desde la nada. En algún momento, tendrás que decidir que eres más poderoso como parte de un equipo. Pero cuando te desbordan con una ráfaga de acontecimientos imprevisibles e inevitables, ¿tendrá la estructura de equipo la flexibilidad suficiente para soportar estas inminentes presiones?

Fui co-fundador de AirPR junto con Rajagopal Sathyamurthi en el 2011. Como cofundador y CTO, Raj creó la infraestructura, la definición de los productos y aplicaciones y se aseguró de que el sitio web no tuviera problemas en general. Yo me centré más en el marketing, en las ventas y en las relaciones con los inversores y clientes.

¿Cuáles son las claves para mantener este yin-yang dinámico, sano y equilibrado? Entre Raj y yo, hemos creado una lista de consejos dirigidos a los socios fundadores, pero que se pueden aplicar a cualquier relación de trabajo que estés tratando de arreglar, pulir y mejorar.

1. Mantente centrado en tus propios proyectos.

Debido a que un co-fundador de una empresa tiene una multitud de responsabilidades, es fácil distraerse. Hay un millón de problemas que pueden resolverse en un momento dado. Tú estás constantemente luchando para mantener la concentración. Cuando se llega a esta situación, sólo hay una “tarea más importante ” en cualquier momento. Canaliza tu energí­a y no te preocupes por lo que está haciendo tu compañero, él tiene las suyas.

2. Ve por delante y en desacuerdo.

Debes saber qué está bien para no estar de acuerdo. En nuestra empresa, le hacemos saber a cualquiera que puede expresar sus opiniones, incluso si se opone a la de uno de los fundadores. Es una cosa positiva. Las mejores fuentes de ingenio provienen de diferentes opiniones.

3. No te tomes las cosas personalmente.

Cuando no estés de acuerdo en un tema, tómalo como lo que es: un conjunto de opiniones opuestas. Un gran definidor de nuestra cultura es que no nos tomamos las cosas personalmente. El desacuerdo es natural y el debate es bueno. Lo debatimos, tomamos decisiones y seguimos adelante.

4. Céntrate en solucionar.

Si te tomas algo personalmente, deja que la otra persona sepa lo que te molesta y discute una solución orientada a la acción. Parece bastante simple, pero reaccionar emocionalmente y objetivamente puede ser una trampa en la que es fácil caer. Colabora en encontrar soluciones concretas y en qué hacer con ellas.

5. Valora una comunicación constante.

Mantén con frecuencia a tu cofundador informado. Nada que te quedes para ti te ayudará. Cada tema es de importancia por lo que tienes que compartirlo. Ten en cuanta esto en la reunión semanal. Mantén la puerta giratoria. Crear un plan que no está excesivamente estructurado es una forma de arte. Nosotros no nos sentamos y decimos: “Vamos a comunicar.” Nosotros construimos un espacio para fomentar la comunicación abierta sobre una base continua.

6. Muestra tu parte personal y genera confianza.

Solí­a ser un tabú hablar demasiado sobre la vida personal en el trabajo, pero vivimos en una época en la que las vidas personales y las laborales se fusionan. Construye una verdadera amistad. Conoce a las familias de los demás. Las relaciones de los co-fundador saludables empiezan con empatí­a y compartiendo cosas sobre áreas significativas de sus vidas para forjar un camino de confianza y respeto.

7. Realmente trabajar juntos.

A menudo, los cofundadores repartimos una lista de responsabilidades, gastando poco tiempo en los mundos de los demás. Nosotros dos estamos en diferentes áreas de la empresa, pero también se superponen de manera activa. Este equilibrio de gestión paralela nos ayuda a construir un respeto por cada una de las habilidades de los demás. Trabajar juntos nos permite también trabajar aparte.

8. Has de saber cuándo ceder.

La flexibilidad es una caracterí­stica necesaria, especialmente para los co-fundadores que tienen igualdad de responsabilidades. Si has estado debatiendo un tema en particular durante algún tiempo y encuentras la oposición continua de tu compañero o de tus colegas, se humilde. Cuando el negocio lo exige, da un poco.

9. Disfruta de tiempo libre con tu co-fundador fuera de la oficina.

Una relación de co-fundadores es una relación como cualquier otra y dedicar tiempo a centrarse en ella allana el camino para una gran colaboración. Ves a cenar, comparte un viaje o asiste juntos a un evento no relacionado con el trabajo. Cuando miras a tus colegas como personas valiosas en tu vida, se abre la puerta a los mejores tipos de relaciones de trabajo que se pueden tener.

10. Déjate llevar y rí­e.

En una empresa de rápido crecimiento como es una startup, hay inevitablemente una gran presión y la magnitud de las tareas que deben complementarse generan gran preocupación. Sonrí­e, rí­e y bromea sobre cosas tontas que sucedan. Lo creas o no, esto es lo que hará que estos años sean más memorables

Por último, recuerda que tienes la suerte de no estar solo en esto. No hay nada más gratificante que compartir los primeros éxitos con alguien con el que has estado trabajando duro. Además, tener un co-fundador es más divertido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *