10 lecciones de inversión en startups de un Business Angel

Startups

¿Quién sabe más de inversión en startups que un emprendedor que se ha convertido en un Business Angel?

Después de vender mi startup, la primera gran “compra” que hice fue una inversión en otra startup.

Me encantó la idea de la inversión ángel. Querí­a dar algo a la comunidad que me apoyó cuando mi startup era poco más que una idea loca. Querí­a estar involucrado con otras startups prometedoras fuera de mi propio espacio. Y, por supuesto, querí­a ganar más dinero.

Aún sigo siendo un “bebé ángel”, me falta mucho por aprender. Pero lo que me más sorprendió sobre mi incursión en la inversión ángel es lo mucho que me ha enseñado sobre cómo ser mejor buscando inversión. A continuación 10 cosas que he aprendido sobre la búsqueda de financiación privada después de convertirme en un ángel inversor:

1. Cuenta una buena historia

Contar historias es la forma más efectiva de convencer a alguien de algo. Una narrativa poderosa capta nuestra atención, toca nuestra fibra sensible y nos hace vulnerables. Los inversores se sientan en muchas reuniones aburridas. Hazlo fácil para que presten su atención.

2. Sé claro sobre lo que estás vendiendo

Siempre me sorprende cómo muchos emprendedores no son capaces de explicar con claridad lo que están vendiendo. Si después de leer tu pitch, ver el ví­deo, hojear tu perfil en AngelList y hablar contigo durante media hora, me siento incapaz de explicar a mi esposo en dos frases lo que haces, no voy a invertir.

Si no puedes explicar lo que haces en dos frases, ¿cómo voy a invertir?

No importa lo complicado que es la tecnologí­a o lo oscuro que es el problema que estás tratando de resolver. Debes encontrar una manera de destilar en algo inteligible que se pueda entender. Si no puedes hacer eso, mi suposición es que tampoco no puedes explicar tu producto a tus clientes.

3. Haz una bonita presentación

El diseño importa. Por la misma razón que un buen diseño es importante para tu producto, también los es para tu presentación. Los inversores son tan impresionables como tu consumidor medio. Diapositivas con un buen diseño enví­an una señal de que sabes cómo construir un buen producto. (Esto puede ser menos importante en startups tecnológicas, pero ciertamente no hace daño).

Un buen diseño por sí­ solo no conseguirá que se escriba un cheque, pero me va a impresionar. Utiliza esto como una ventaja.

4. Anticí­pate a las preguntas

A medida que vas realizando el pitch, trata de anticiparte a las preguntas que surgirán en cada diapositiva.

5. Sé claro sobre tus metas

Quiero estar seguro de que vas a poner mi dinero en buen uso. Yo no necesito ver un informe financiero detallado (de hecho, probablemente no quiero), pero yo quiero saber lo que mi dinero te ayudará a conseguir.

Las mejores presentaciones ponen exactamente lo que está planeado llevar a cabo con la actual ronda de financiación. Sé explí­cito con tus objetivos que proporcionarán confianza a los inversores que tienen una visión clara de que vas a gastar el dinero sabiamente (a pesar de que todos los buenos inversores saben que los planes cambian).

6. Engánchalos en 10 segundos

La inversión ángel es en general una actividad de impulsos. Por cada inversión que he hecho, he tomado la decisión de invertir de forma más o menos instantánea. Todaví­a estaba escuchando el pitch, preguntando un montón de preguntas y racionalmente evaluando toda la información antes de comprometerme a invertir. Pero, si soy honesto conmigo misma, puedo decir que la decisión se hizo siempre dentro de mí­. De hecho, generalmente, antes de que tuviera ningún detalle.

Date cuenta que los inversores hacen juicios precipitados y haz todo lo posible para engancharlos desde principio.

7. Proyecta confianza

Esto es obvio, pero es tan importante que sentí­a que tení­a que incluirlo. La confianza lo es todo. Es una lí­nea muy fina, por supuesto. No seas arrogante. Sé respetuoso, agradable y amable. Pero tienes que creer en ti mismo y en tu startup. Y tienes que hacerme creer en que lo haces. Los inversores olfatean las dudas como perros de caza.

8. Encuentra los inversores adecuados

He pasado por una gran cantidad de inversiones que se ajustaban a todos los criterios: que estaban jugando en un mercado maduro disruptivo, que tení­an un gran equipo, un fundador inteligente, un producto innovador, un montón de otros inversores, etc, pero aun así­, pasé.

¿Por qué? A pesar de que todo se veí­a bien en el papel, personalmente no estaba muy entusiasmada con lo que estaban haciendo. No era algo que me hubiera gustado. Sé que muchas de las oportunidades que han pasado por delante de mí­ serán exitosas. Estoy bien con eso. Porque para mí­, la inversión ángel no es principalmente hacer dinero, se trata de participar en nuevas empresas que encuentro emocionantes. Creo que está es la principal motivación para la mayorí­a de los emprendedores que se han convertido en Business Angels.

9. Sé honesto

Esto es probablemente una de las cosas más difí­ciles de hacer, pero importa mucho. Yo nunca escribo un cheque a alguien que creo que me ha mentido, incluso si era sólo una mentira piadosa.

Soy tan culpable como el próximo emprendedor por pretender conocer un número cuando no lo hago. Es difí­cil ser honesto cuando se está bajo presión. Pero tengo mucho más respeto por los fundadores que confiesan cuando se descubre su ropa sucia (o mejor aún, lo revela él mismo) que aquel que trata de cubrirlo con una mentira obvia. Mentir es muy malo para la relación con tus inversores y también traiciona tu falta de confianza. Si estás realmente seguro de tu capacidad de tener éxito, no tienes ninguna razón para la que mentir.

10. Acepta el rechazo amablemente

Yo sé lo frustrante que puede ser escuchar “no”. Probablemente escucharás “no” más a menudo que “sí­” a lo largo de su proceso de búsqueda de inversión. Por muy tentador que sea tratar de idiota a un inversor que te rechaza, tienes mucho que ganar siendo amable. Seguro que no es la última ronda de financiación que vas a levantar, o la última startup que vas a crear.

A los inversores no les gusta decir “no” más de lo que te gusta escucharlo. Es difí­cil no apoyar a un emprendedor con ganas, especialmente si se ha estado anteriormente en su posición. Es la única cosa sobre la inversión ángel que realmente odio. Cuando uno de los fundadores responde gentilmente, mi estima por el fundador se eleva diez veces. Incluso me hace cuestionar mi decisión de no invertir. Y ciertamente, me dan ganas de llevar un control sobre la startup en la siguiente ronda.

Via Startupcollective

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *