13 normas imprescindibles de supervivencia de tu startup

Startups

En las Startups, como en un campo de batalla, cuando se pone complicado, debes olvidar las normas que has aprendido hasta entonces.

Si no recuerdas nada de lo aprendido, hay una norma que te salvará: entiende a tus usuarios. Son los usuarios los que te mantienen vivo. Una Startup útil para los usuarios no morirá, al menos no por una causa externa. Pero aun puede matarse a sí misma internamente.

13 normas de Supervivencia para una Startup
Imagen: foundersandfounders

Las 13 normas de supervivencia

1. Elige buenos co-fundadores. 

Lo que mata más Startups son ellas mismas. Todo empieza con un mal co-fundador. Los malos co-fundadores pueden ser muy buena gente, pero también pueden no ser buenos en una Startup por razones que no son malas por sí mismas, como volver a estudiar o tener otro proyecto. Es por eso que puede ser complicado al principio averiguar quién será un buen co-fundador.

2. Lanza rápido. 

Hasta que no salgas, los usuarios no pueden usarte. Si los usuarios no pueden usarte, tu Startup es inútil para ellos. Cuanto más te mantengas al margen, más difícil se te hará romper el hábito. Lanza antes de que te acostumbres a ser inútil.

3. Deja que tu idea evolucione. 

Muchas Startups exitosas cambiaron sus ideas fundamentalmente. Paypal empezó pensando que transferiría dinero para Palm Pilots. ¿Alguien recuerda eso? Si no hubieran estado abiertos a la posibilidad de necesitar un cambio, no habríamos oído hablar de Paypal.

4. Es mejor tener pocos usuarios y contentos que muchos pero indiferentes. 

Si preguntas a la gente si les gusta tu Startup, la mayoría dirán que sí. La gente es amable. Pero eso no significa nada para ti. Deja que voten con su tiempo y dinero. Si de verdad te usan, cuenta. Si dicen que es una buena idea pero no te usan, debes preocuparte.

5. Sorprende ofreciendo buen servicio al consumidor.

Al principio puedes permitirte hablar con tus clientes por teléfono o en persona, ¿por qué no? Son los primeros en encontrar tu producto útil. Son como inversores pero con su tiempo. Aprende de ellos y dales lo mejor que tienes.

6. Haz lo que midas.

A menos que crezcas, no eres una Startup. El crecimiento es a menudo decepcionante si tomas mal las medidas. Piensa qué significa para ti crecer.

7. Gasta poco.

No importa cuánto dinero en caja tengas, siempre estarás más cerca de la muerte de lo que crees. Así que gasta poco. El dinero de tus inversores es dinero que no tienes.

8. Consigue lo indispensable.

Incluso si tienes pocos ingresos, eso significa que alguien valora tu producto como para pagar por él. Ese es el signo definitivo de que tu empresa puede sobrevivir. Ahora solo se trata de conseguir más clientes que hagan lo mismo.

9. Evita distracciones.

La única razón por la que existe una Startup es para servir a sus usuarios. El financiamiento es una distracción. Los estudios son una distracción. Las sesiones fotográficas para las revistas también son una distracción. Puede que sean distracciones útiles, pero si te quitan tiempo y atención de construir tu producto, se convierten en distracciones útiles pero letales.

10. No te desmoralices.

En una Startup no pasará nada si no haces que pase. Nadie responderá. Los clientes intentarán no pagar. Los partners no colaborarán. Te fallarán los inversores. Se irán los empleados. ¿Qué puedes hacer? No te puedes ir. Sigue intentándolo hasta que encuentres lo que necesitan los usuarios.

11. No te rindas.

La forma más segura de hacer que la gente crea es continuar creciendo, y si no puedes crecer, sigue. En cuanto te rindas se ha acabado.

12. Aguanta el chaparrón.

Puede parecer difícil de creer, pero incluso después de que el inversor de el ok, puede que no te manden el cheque. La gente, incluso los más sofisticados, tienen remordimientos de compra, segundas opiniones, inseguridades – no son tan distintos a ti, así que espera eso de ellos.

13. Y sigue andando a pesar de eso.

Via Adioma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *